Puerto Viejo, el pueblo “Pura Vida” de Costa Rica

Si estas necesitando desconectarte del ritmo acelerado de la rutina y tener un encuentro con la naturaleza, Puerto Viejo es el lugar indicado para visitar. Relajado, tranquilo, ecológico, y sano. Un pequeño pueblo en el sur de Costa Rica donde se puede vivir a flor de piel el auténtico “Pura Vida” que los caracteriza tanto a los “Ticos”.

Se encuentra en la costa caribeña de la provincia de Puerto Limón, cerca de la frontera con Panamá. Al igual que su país vecino, las raices afro-caribeñas son parte de su población y esto influye en la vibra del lugar, donde la música reggae suena en la calle y los colores rojo, verde y amarillo se ven con frecuencia en los accesorios de la gente local.

La bicicleta es el vehículo del pueblo, se maneja sin apuro al igual que se camina. Todos tienen tiempo en Puerto Viejo, la gente se detiene a sonreir y dar las gracias, no tiene problemas en tomarse media hora para dar indicaciones o alguna recomendación del lugar.

Cuidan la “Pacha mama”, que es el mayor encanto del lugar. Hay varios restaurantes de comida orgánica, carteles de conciencia ambiental, paneles solares, calles limpias y vegetación abundante. El centro del pueblo está decorado por puestos de artesanos vendiendo sus obras y negocios pequeños de ropa colorida. Se podría decir que este pedacito del caribe de centro américa tiene un aire “hippie” que lo caracteriza.

Cuando lo visité enseguida me mimetize con la vibra del lugar. Alquilé una bicicleta que costaba 6 usd y me dediqué a explorar sus playas y naturaleza. El camino hasta las playas es muy lindo, todo es verde, hay árboles gigantes por donde mires. Se puede ir frenando en las distintas playas. Yo fui a la última: Manzanillo. Era tranquila con una gran vegetación que se aprecia muy bien desde el mar.

Además este destino es elegido por los surfistas cuando hay swell. La playa más frecuentada para practicar este deporte es Playa Cocles por sus olas constantes.

Desde Puerto Viejo se puede conocer el Parque Nacional Cahuita. Se encuentra a 16 km y solo hay que tomarse un colectivo para llegar. En esta reserva selvática te encontras con víboras amarillas, monos, arañas gigantes, mariposas y coatíes. También hay una playa con arrecifes llenos de vida para hacer snorkel y disfrutar de las aguas cálidas de Costa Rica.

Antes de ir, me habían dicho que Puerto Viejo era un lugar en el mapa para relajarse. En estos 4 días lo confirmé. Mis cortas vacaciones consistieron en libros, hamaca paraguaya, contacto con la naturaleza y escribir. Disfrute de la magia de la paz, el sonido de la naturaleza y volví a mi casa, en Panamá, con energías renovadas.

Nota y fotos por Martina Álvarez @martinaalvarezmar #Crouch #KOM #KeepOnMoving #GoExplore