Lifestyle

¿Cómo vencer tus miedos antes de viajar?

Decidir que vas a recorrer el mundo por un largo tiempo no es fácil y más aún cuando hay cosas que estás haciendo en tu ciudad. Cuando la idea alocada surge en la mente siempre aparecen algunos miedos tratando de callarla haciendo preguntas sin respuestas que generan ansiedad e incertidumbre.. Desde Crouch, te comparto una pequeña reflexión sobre ellos para que compres tu boleto y armes tu valija con tranquilidad:

 

  1. La renuncia en el trabajo: el primer desafío es avisar en el trabajo que vas a retirarte y más aún decir que vas a viajar por el mundo. Surgen ideas como pensar que no podés dejar tu puesto por que realmente te necesitan ahí, o que vas a decepcionar a tu jefe o a ti equipo de trabajo que tanto te ayudó.  Nadie es indispensable en un trabajo, cualquier tarea puede ser realizada por otro. Además, si realmente no querés dejar tu trabajo siempre está la opción de convertirte en un nómada digital y viajar trabajando online.
  2. ¿De qué vas a vivir? La vida es reinventarse una y otra vez…En cualquier destino que elijas puede ser que te encuentres haciendo algo que jamás pensaste y te haga feliz. Muchos encuentran alguna pasión viajando, por que en el viaje uno se toma más tiempo para pensar qué es lo que realmente le gusta y le hace feliz. Además, viajando uno se vuelve más “buscavidas” y, si uno está abierto a las posibilidades, la creatividad siempre permite alguna opción para ganar dinero de las formas menos esperadas.
  3. ¿Y qué vas a hacer después? Nadie sabe lo que va a pasar mañana, estés viajando o en tu país. La vida te va llevando por distintos caminos en cualquier lugar del mundo en el que estés. El cambio es inevitable y tampoco podemos dejar de vivir el hoy por lo que pasará mañana. A Veces hace falta confiar un poco en que las cosas van a salir y acordarnos que NADIE tiene su vida planeada.
  4. ¿Y solo/a vas a viajar? Muchos tienen la suerte de arrancar con amigos pero en ocasiones no encontramos a nadie a nuestro alrededor que nos acompañe al destino esperado. Viajando sola aprendí que uno nunca está solo. Son muchísimos los viajeros que andan sueltos por el mundo y uno siempre se cruza con quien tiene que cruzarse en el momento indicado. Incluso viajando solo uno está más abierto a hacerse amigos de culturas diferentes, lo cual es, sin duda, una de las cosas más lindas de viajar.
  5. ¿Y si te pasa algo? Este miedo es el más común y no está mal sentirlo. Las cosas pasan, sea en la punta de Asia o a la vuelta de tu casa. El miedo es, muchas veces, una intuición que hay que escuchar, no está mal ser precavidos y estar atentos para evitar  inconvenientes o accidentes. Lo que si considero que es importante tener en cuenta que el miedo se genera gratuitamente todos los días. Con los medios de comunicación y los estereotipos falsos. Una vez leí en un blog de viajes “En el mundo hay más gente buena que mala pero la gente mala tiene más prensa” y así es. Son muchas los extranjeros que van a ayudarte viajando sin esperar nada a cambio. Hay mucha gente que va a estar feliz de recibirte en su país y que van a tratarte como si fueras familia, el problema es que eso no sale en los diarios. Hay que estar despierto para detectar esas personas que transforman tu viaje.

Siempre hay miedos cuando surgen las ganas de viajar! Lo importante es que no nos detengan para cumplir nuestros sueños ¡Espero que tengas un muy buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *