Journals

6 cosas que aprendí viajando (entre muchas otras)

 

Nota por: Martina Álvarez
Follow her adventures in: @martinaalvarezmar

 

“Los encuentros son respuestas a preguntas que tal vez no nos hicimos todavía” – Rilke. En mis viajes, como en la vida, aprender sucede en cada lugar y en cada persona que se cruza en mi camino.. Comparto con la Komunidad Crouch 6 cosas que aprendí viajando (entre muchas otras):

1-   La sonrisa es el lenguaje universal: Demasiadas veces me perdí en lugares que no entendía ni una sola palabra, pero facilmente pude entender quien quería ayudarme y quien sería amigo. La sonrisa, genuina y auténtica, es el lenguaje que traspasa las fronteras. Despierta la intuición de amistad que nunca falla y le gana a cualquier diccionario o google translator.

2-   La plata no es una traba para viajar: Mis mayores trabas siempre estuvieron en la desconfianza e inseguridad. Una vez que me animé a llegar al destino que soñaba o a hacer la actividad que quería, el universo me ayudó. Siempre apareció una alternativa económica para hacer lo que me gusta, un amigo local en el lugar indicado, un dato inesperado, un voluntariado posible, etc.

3-   La familia no es solo de sangre: Viajando he establecido vínculos que jamás pensé que era posible tener lejos de casa. Conociendo hermanos de corazón, amigos que no solo compartieron alegrías, sino que me dieron un techo, me abrazaron cuando me sentí sola o me cuidaron cuando me enfermé.

4-   Las mejores experiencias no se compran: Los mejores recuerdos que tengo de mis aventuras son experiencias que, aunque tuviera todo el dinero del mundo y quisiera repetirlas no podría hacerlo. Son memorias que, con mucho cariño, guardo entre mis recuerdos viajeros. Por ejemplo: encontrándome abajo del agua a determinado animal que jamás esperaba ver, surfeando alguna ola por la que puse mucha energía y esfuerzo, explorando con amigos lugares en bicicleta o alguna charla profunda desde algún barco. 

5-   Hasta el viaje número 80000 va a ser desafiante: Viajando ( y en la vida misma)  nunca dejo de aprender. A veces hay una creencia falsa entre los viajeros, que quien recorrió más países está más canchero, confiado. Nunca faltan los desafíos en un viaje. Aún cuando pienso que ya aprendí todo sobre un lugar, siempre se cruza alguien nuevo en mi camino que me hace preguntarme algo que no había pensado hasta el momento, que me lleva a repensar una decisión,etc. Cada etapa de viaje es nueva e implica una experiencia nueva, incluso aun, cuando vuelvo a al mismo lugar.

6-   Viajar tiene su precio (y no es el económico): Las cosas no son color de rosas cuando viajas, hay momentos de crisis, momentos en que las todo sale patas para arriba y pensas en volver a tu casa. Momentos en que extrañas a tus amigos y querés estar ahí. Crisis en que querés ver a tu hermana con quien no tenés que explicarle desde cero cómo fue tu vida para que entienda por qué hoy sos así, porqué esto te duele o hay cosas que te dan risa. Sin embargo, esos momentos te hacen más fuerte, y es lindo también recordar las raíces y extrañar para que no falten razones para el lugar de origen. 

#Crouch #KOM #Travelers #KOMmunity #PlanerLovers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *